3 días en Mendoza / Ruta del vino

November 28, 2018

Apreciar la Cordillera de los Andes copa en mano, pasear por los viñedos, degustar la gastronomía regional y conocer la arquitectura y el arte de las nuevas bodegas: el recorrido de la ruta del vino es una experiencia para disfrutar con todos los sentidos.

 

 

Mendoza es la región productora de vinos más importante de nuestro país, y también es una de las “Great Wine Capitals” del mundo. Sus vinos son reconocidos mundialmente por sus gustos, aromas y colores pero sobretodo es famosa por el “Malbec”, la uva tradicional de esta región.

 

La belleza natural del paisaje sumada al reconocimiento internacional que lograron sus vinos, dieron el pie para que hace una década se empezara a explotar la ruta del vino argentino como destino turístico que no deja de crecer y perfeccionarse año a año. Muchas de las bodegas sumaron propuestas contemporáneas de alojamiento, arquitectura, arte y cultura. La gastronomía vivió la misma evolución del vino y eso permitió que surgieran muchos cocineros locales que llevaron al frente la cocina argentina y regional.

 

En Mendoza hay mucho para hacer y todo gira alrededor del vino: aprender sobre cosecha y elaboración de vinos, degustaciones en cavas, maridaje de vinos con gastronomía regional, cabalgatas o paseos en bici entre los viñedos. El mejor lugar para degustar los vinos son sus bodegas y muchas de ellas tienen organizadas visitas con guías para conocer más de esta industria y sus secretos. Después de pasar unos días en esta hermosa provincia comprendí la pasión que despierta la elaboración del vino: es un arte que combina el esfuerzo de la naturaleza, la mano del hombre en cada fruto de vid, técnicas milenarias que se van perfeccionando con la ciencia y el amor que le transmite un buen enólogo.

 

Así que si están planeando una escapada de pocos días, les gusta el vino y la buena comida Mendoza es el lugar perfecto!  En esta nota les cuento mis 3 días recorriendo las bodegas que están en la Zona Norte (Luján de Cuyo y Maipú) y Valle de Uco, zonas reconocidas porque en su suelo surgió el famoso Malbec y dicen que debido a la composición de la tierra el vino adquiere características únicas en esta zona.

 

Nosotros visitamos Mendoza en Octubre. La primavera y el otoño son buenos momentos para visitarla por su clima templado y los días de sol. En verano las temperaturas no bajan de los 30°C e incluso pueden llegar hasta los 40°C. Sin embargo, el verano es la época de cosecha y vendimia (de Enero a Abril) y es cuando los viñedos se llenan de uvas y el paisaje se vuelve encantador.

 

Dato a tener en cuenta: todas las bodegas y restaurants requieren reserva anticipada!

 

Hospedaje 

 

Para hospedarnos elegimos Club Tapiz, una hermosa finca rodeada de viñedos, olivos y jardines de rosas. Este hotel boutique de 7 habitaciones fue construído en una antigua villa de 1890 que fue declarada patrimonio histórico y arquitectónico, y fue restaurada manteniendo las fachadas originales. Ubicado en la zona de Maipú, su locación es cómoda para ir a conocer distintas bodegas y también está cerca de la ciudad de Mendoza donde fuimos varias veces a cenar.

Un detalle que me encantó fueron las degustaciones que se hacen todos los días antes de la cena de sus espectaculares vinos y aceites de oliva. Todo en un ámbito súper relajado donde terminábamos charlando de la vida con todos los demás huéspedes del hotel que eran de procedencia muy variada: estadounidenses, ingleses, rusos, chilenos y brasileros. 

Habitaciones espaciosas, atención súper personalizada y buenísimos vinos, fue el lugar perfecto para relajar y desconectar por unos días. 

 

 

 

 

 

El primer día llegamos por la tarde y recorrimos todo el terreno de Club Tapiz, paseamos por sus viñedos, conocimos su huerta y degustamos los exquisitos aceites de oliva que fabrican. A la noche, cenamos en el restaurant del hotel a cargo de la chef Sole Nardelli, con una cocina de autor con productos de estación de su propia huerta.

 

Día 1

 

Bodega Tapiz

 

En Bodega Tapiz hacen uno de los mejores vinos que probé en Mendoza! Comenzamos la visita con un paseo en carreta por los viñedos. Luego, fuimos recibidos por Peter, quien nos explicó todo sobre la elaboración del vino, desde el nacimiento de la uva en el viñedo hasta que llega a la copa. Recorrimos la fábrica donde degustamos los vinos directamente de las barricas y tanques, fue una experiencia única. 

 

 

Almuerzo en Casa de Uco

 

Casa de Uco es un resort de lujo en una finca con viñedos privados y bodega propia. Arquitectura súper moderna, amplios ventanales que lo hacen muy luminoso y ambientación de estilo contemporáneo combinada con detalles que le dan un aire regional. Tuvimos un almuerzo relajado al aire libre con vista a laguna con las montañas de fondo y probamos varios platos excelentes maridados con vinos de su bodega que me encantaron. Recomiendo que prueben el Malbec de Casa de Uco!

 

 

 

 

 

Bodega Salentein

 

Post almuerzo, fuimos a conocer Bodega Salentein, que también se encuentra en Valle de Uco. Tiene hotel, restaurant, un espacio de arte llamado Killka donde tienen una colección de arte contemporáneo nacional e internacional y ofrecen distintos tours para visitar su bodega. Nosotros hicimos la degustación de vinos llamada “Camino del Malbec”.

Su arquitectura moderna está conformada por volúmenes de hormigón bajos y de líneas simples, que realzan la belleza del paisaje. La cava es una de las más lindas que vi: está diseñada en forma circular con columnas que la asemejan a una catedral, con barricas de roble ordenadas en forma de círculos concéntricos y en el centro hay un piano. El lugar tiene una acústica tan buena que lo usan para recitales de piano y ópera. 

 

 

 

Cena en República de Chachingo (El Enemigo)

 

Republica de Chachingo es un wine bar, patio cervecero y restaurant que abrió este año el reconocido enólogo Alejandro Vigil, dueño de la bodega El Enemigo, en la zona de Vistalba. Probamos un par de platos e hicimos la degustación de vinos de su bodega, que fueron de los mejores que probé! 

 

Día 2

 

Cavas Wine Lodge

 

Ubicado en la zona de Luján de Cuyo, Cavas Wine Lodge es un lugar hermoso como pocos! Fue el primer hotel de lujo rodeado de viñedos en Mendoza, y fue elegido para formar parte del selecto grupo Relais & Chateaux. Tiene 18 habitaciones distribuidas entre viñedos, un spa de lujo, un restaurant de alta gastronomía y una cava con una selección de los mejores vinos argentinos. Su arquitectura es moderna y elegante con un estilo colonial español y su paisaje tiene una imponente belleza natural donde detrás de las nubes se ve la cordillera de los Andes. 

Recorrimos el hotel, sus instalaciones, conocimos su huerta y caminamos por los viñedos. Tuvimos un largo y relajado almuerzo de 3 pasos maridado con vinos de su selección. Luego del almuerzo nos relajamos al sol en sus cómodos sillones. Fue una experiencia perfecta, cada detalle está ciudado, definitivamente volvería a Mendoza a alojarme en éste hotel!

 

 

 

 

 

 

Cena en María Antonieta

 

María Antonieta es un restaurant de cocina de autor que queda en la ciudad de Mendoza, es conocido porque su chef Vanina Chimeno fue discípula y mujer del gran Francis Mallman. Su arquitectura y ambientación tienen un estilo francés, con paredes recubiertas de azulejos blancos y detalles vintage. Su carta combina recetas mediterráneas con identidad argentina, con ingredientes locales, orgánicos y de estación. Fuimos en grupo, pedimos varios platos para compartir y todos en la mesa quedaron maravillados con la comida y los vinos.

 

  

Día 3

 

Almuerzo en Siete Fuegos

 

Una parada obligatoria en el tour gastronómico por Mendoza es el mítico Siete Fuegos, el restaurant del gran chef Francis Mallmann, reconocido en el mundo por sus técnicas de cocina al aire libre y con fuego. Definitivamente uno de los mejores restaurants a los que fui! Como su nombre lo dice, hay 7 tipos de cocción a fuego abierto, que son técnicas inspiradas en los tradicionales gauchos argentinos. La estella son las carnes acompañadas con verduras de estación pero todos los platos son excelentes, de hecho pedimos un plato de ñoquis con langostinos en plato de hierro a la parrilla que fueron los mejores que probé (perdón, abuela!).

El entorno es lo que termina de darle la magia a la experiencia: el lugar tiene una increíble belleza natural mirando a los viñedos con la Cordillera de los Andes de fondo que se refleja en el lago. Una experiencia que no se pueden perder si viajan a Mendoza!

 

 

 

 

 

 

Bodega Zuccardi Piedra Infinita

 

Por la tarde pasamos a conocer y hacer un tour por la Bodega Zuccardi Piedra Infinita. Qué lugar espectacular!

Esta bodega, cuya construcción parece emerger del suelo para convertirse en parte de la montaña, fue premiada por Great Wine Capitals con el Oro a la bodega con mejor arquitectura y paisajismo del mundo.

Conocimos su historia, su filosofía de trabajo sustentable y el respeto que tienen por el suelo que da identidad a sus vinos. Todo el edificio se construyó con materiales extraídos del terreno siguiendo las curvas de la cordillera y gracias a su diseño con ventanas ubicadas estratégicamente casi no necesita luz artificial. 

Los vinos que elaboran son de alta gama con el concepto “vinos de montaña” y tienen un sabor especial debido a la composición del suelo de la zona. Además, el proceso de fermentación se hace en vasijas de hormigón, un detalle que permite al vino desarrollar un sabor único. Esta bodega no puede faltar en su itinerario si viajan a Mendoza!

 

 

 

 

Cena en 1884

 

La última noche fuimos a cenar al otro restaurant de Francis Mallmann en la ciudad de Mendoza. Ubicado en el centro de la ciudad, 1884 es recomendado por los mendocinos como el mejor restaurant de la ciudad y realmente no nos decepcionó. El restaurant queda en la que fue la casa central de una de las bodegas más antiguas de Mendoza, como su nombre lo indica el edificio fue construido en 1884, creando un escenario pintoresco y a la vez histórico. La ambientación mantiene el estilo “de época”: piso de cerámicos con dibujos geométricos, lámparas vintage, acentos en bronce avejentado y candelabros con velas por todos lados. Con un jardín muy lindo en la parte de atrás donde cenamos. Otro recomendado!

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload